Header Ads

No solo hay esperanza: hay certeza de que los españoles lo conseguiremos


Esto sí son brotes verdes. Foto cortesía de Antonio Novo
Bienvenidos al planeta Tierra: un lugar de cielos azules de nitrógeno, océanos de agua líquida, bosques frescos y prados suaves, un mundo donde se oye de modo evidente el murmullo de la vida. Este mundo es en la perspectiva cósmica, como ya he dicho, conmovedoramente bello y raro; pero además es de momento único. En todo nuestro viaje a través del espacio y del tiempo es hasta el momento el único mundo donde sabemos con certeza que la materia del Cosmos se ha hecho viva y consciente. Carl Sagan, Cosmos

Somos una generación y una especie afortunada. Hemos descubierto un método eficaz y provechoso de llegar al conocimiento. Hemos tomado consciencia de nosotros mismos. Nos relacionamos con otros de la misma especie. También hemos aprendido a relacionarnos y descubierto un método de gobernarnos cuyo objetivo no debería ser enriquecernos ni agotar los recursos del planeta sino conseguir la felicidad. Y cuando hablamos de método nos referimos a método: no a filosofías que se pierden en la especulación, el populismo o las utopías irrealizables, sino a hipótesis que grandes sabios postularon y se comprobaron empíricamente.

El camino hacia la felicidad está siendo muy difícil: desde las agrupaciones tribales prehistóricas hasta los modernos Estados el acceso a esa felicidad está siendo muy duro. Al igual que no todas las especies sobrevivieron y la extinción de los dinosaurios es un claro ejemplo que nos advierte de que ni siquiera trescientos millones de años es garantía de supervivencia en este planeta, muchos métodos de organizar nuestras sociedades se han perdido también en ese difícil viaje de cómo vivir los unos con los otros; o porque se trataban de simples utopías o porque pretendían formas equivocadas o poco justas de organizar las sociedades. Se perdió el sistema medieval, se perdió el sistema aristocrático y se perdieron, por ejemplo, los fascismos al acabar las II Gran Guerra, afortunadamente. Después llegó la Guerra Fría enfrentando al mundo bajo el paraguas de dos superpoderes: EE. UU y la URSS, que finalizó incluso antes de la caída del Muro de Berlín fue la última pérdida en Europa de un sistema social que también falló: el comunista.

Desgraciadamente, todavía quedan algunos focos todavía de ese comunismo en algunos países como Corea del Norte o Cuba, e incluso hay quienes se empeñan en resucitar ese sistema obsoleto y fracasado en nuestra querida España mediante la persuasión tautológica de unos desleales medios de comunicación y el oportunismo de unos siniestros pícaros que lo están promocionando. Aquí pecan todos siguiendo la máxima de Goebbels: si una mentira se repite mucho acaba por convertirse en verdad sobre todo en poblaciones atrasadas. Pero, ¿estamos tan atrasado como para caer en una trampa del siglo pasado? Yo creo que no.

Se ha derramado mucha sangre durante ese trayecto de las organizaciones sociales y las mentes más preclaras de la humanidad fueron allanado el camino para sacarnos de las cavernas: Platón, Aristóteles, Marsilio de Pádua, Hobbes, Maquiavelo, Locke, Hume, Jefferson, Tocqueville y tantos otros son personajes de quienes hemos esbozado unas pinceladas en este blog. Aquellos que lo hayan seguido de vez en cuando se habrán maravillado simplemente con el enorme impacto que puede ejercer el pensamiento de estos genios sobre la forma de organizar nuestra sociedad para conseguir esa felicidad. Hay esperanza porque las cosas ya están pensadas. No necesitamos a ningún mesías con peluquín a imponernos su salvación postiza porque ya sabemos salvarnos nosotros solitos. Por eso somos afortunados: porque sabemos cómo hacerlo. El camino no solo está pensado sino comprobado en la práctica. Hay que corregir errores por las variables extrañas que han intervenido a causa de grupos de presión, financieras, etc; pero existen factores de corrección que proporcionarían no las personas sino el sistema.

Por lo tanto hay esperanza para muchas cosas: hay esperanza de que las universidades no estén en manos de equipos mafiosos con tarjetas negras y que las mejores mentes de nuestro país puedan desarrollar sus proyectos en investigación y desarrollo sobre los que cobran por no presentarse al trabajo y presentar trabajos que ya habían sido entregados. Hay esperanza de que se valore el talento: el verdadero talento sobre la mediocridad más oscura. Hay esperanza de que esta sociedad sea capaz de poner en su sitio a tanto anodino; yo creo que sí. El mediocre solo tiene un camino para triunfar sobre el talento: la corrupción y el engaño. Hay esperanza de que triunfe el talento sobre la corrupción.

Hay esperanza de que el pueblo llegue a saber qué es la democracia porque tiene derecho a saber qué es la democracia, pero la de verdad. Hay esperanza de que los medios de comunicación sean honrados y realicen una labor informativa y por consiguiente pedagógica para el pueblo español, además de entretener. Hay esperanza de que esos medios primero aprendan ellos qué es la democracia porque no lo saben y después sepan transmitirla para que la sociedad civil sea incapaz de vivir sin ella. Cuando el pueblo español conozca qué es la democracia formal no habrá poder ni fuerza en este mundo que pueda arrebatársela. Ni siquiera todos los populistas que salgan cada día predicando sus evangelios postizo y burdas mentiras.

Hasta ahora no ha ocurrido, pero todavía queda esperanza. ¿Y de dónde viene esa esperanza? La democracia, tal como apuntaba Tocqueville, es un proceso inevitable y además ese estadio no sería el último, decía el gran filósofo-científico social. Tocqueville no formulaba teorías: tomaba apuntes de campo y datos empíricos y los sometía a un riguroso proceso antes de concluir nada. En su genial obra La Democracia en América demostró que las teorías de los grandes filósofos antes mencionados habían sido llevadas a cabo, y sin proponérselo, por unos rebeldes que desconfiaron del poder descontrolado porque habían sentido su yugo y se deshicieron del mismo. Para que nadie sufriese lo mismo otras de las mejores mentes rebeldes no se apoderaron de ese poder sino que los separaron y además los enfrentaron. Buena táctica: que un poder se enfrente a otro y nos deje a nosotros dormir tranquilos.

Seguramente la democracia formal después de establecida (eso es inevitable no solo para España sino para todos los pueblos occidentales) sufrirá mutaciones que la mejoren como ocurre con los seres vivos; y así lo decía Tocqueville antes de que Darwin llegase a publicar nada. Dos genios que supieron tomar e interpretar datos. Dos genios que vieron con los ojos de un genio aquello que los demás somos incapaces de ver aunque lo tengamos delante. Tales de Mileto (624 a. C – 547 a. C) vio un palo y no lo utilizó como hacían todos los demás para pegarle un garrotazo o lanzárselo a nadie en sus guerras sino para medir la altura de una pirámide a partir de la longitud de su sombra y el ángulo del Sol sobre el horizonte. Los demás veían un arma y Tales vio un instrumento de precisión para medir la altura de una pirámide. Este método se utiliza hoy en día para determinar la altura de las montañas de la Luna. Tales se adelantó trescientos años a la geometría de Euclides que enseñamos hoy en las escuelas y que utilizamos en nuestros cálculos de ingeniería y mecánica. Esos son los genios. Y ese es el talento. Personas con ese talento descubrieron poco a poco lo que hoy podemos utilizar para alcanzar la felicidad en nuestra forma de organización social. Hay esperanza de que el talento de la medida triunfe sobre la mediocridad del garrotazo porque es una cuestión de determinismo. Y si eso ocurre hay esperanza de que el esfuerzo se premie y se reconozca y aplaste a la picaresca y la corrupción. Pero esa esperanza no puede basarse en buenas intenciones como pretenden unos advenedizos que han irrupmpido en el paisaje político, sino en método. El método es la clave. La democracia formal es la clave

Si una mutación es mala es un cáncer, si se desarrolla el organismo no sobrevive. Considero la partidocracia como una mutación mala que jamás se acercó a la democracia aunque sí respete las libertades individuales. En eso está mucho más avanzada que el comunismo que no respeta ninguna libertad. Considero a los que intentan convencernos de que son nuestros nuevos mesías otra mutación maligna que no solo no respetaría las libertades colectivas que deseamos alcanzar sino que también destruirían la libertades individuales que tenemos. Un cáncer lo destruye todo: mata al organismo si éste no reacciona y destruye al cáncer.

Pero cuando la mutación es buena el organismo sobrevive porque se adapta al medio mejor que sus antepasados y prevalece. Hay que mutar a la democracia formal para que la esperanza se convierta en certeza. Certeza de que en en España los profesores dejen de adoctrinar siguiendo las ruines consignas de sus jefes políticos para dedicarse a enseñar, y la vocación del conocimiento triunfe sobre la mediocridad de las bajas pasiones. Los profesores deben difundir conocimiento y no ser correas de transmisión de políticos mediocres con aspiraciones ruines. Enseñar y curar son trabajos vocacionales porque no estás trabajando con tuercas que después puedes rechazar en un frío y eficiente proceso industrial de calidad: estás trabajando con seres humanos en proceso de desarrollo para la vida adulta. Eso del rechazo de piezas defectuosas pertenece al fascismo y fracasó, No nos sirve. Los niños son esponjas curiosas ansiosas de absorber conocimientos, son inteligentes, inquietos, artistas natos y cada uno de ellos con capacidades distintas y un hambre insaciable de aprender si nadie se dedica a malformarlos y abortar ese maravilloso proceso. Hay certeza con la democracia formal de que dejen ejercer a los maestros como maestros y a los médicos y personal sanitario para prevenir y curarnos porque nuestros recursos se invierten en sanidad e instrucción. Hay esperanza de que los Estados no controlen a los ciudadanos y dejen el peso de la educación a los padres y la familia y el de la instrucción a los colegios; aunque estén interrelacionados porque toda persona es mucho más que el resultado de una educación y una instrucción. Los regímenes totalitarios se apoderan de los niños para adoctrinarlos: hay esperanza y certeza de que ello dejará de ocurrir en algunos lugares de España.

Hay esperanza y certeza de lograr todas estas cosas y muchas más; de conseguir todavía más porque nunca nos conformaremos. Por eso decía Tocqueville que no todo quedaría en la democracia sino que evolucionaríamos a más, a pesar de los cánceres. A pesar de las mutaciones malignas.

Igual que para acercarnos a la verdad con mucha aproximación fuimos capaces de descubrir el método científico los españoles seremos capaces de conocer el método científico de la democracia formal. Y ese método está ya en marcha porque se puede desarrollar a partir de una unidad como cualquier otro método científico que tiene su unidad. Tirando del hilo de la unidad el proceso científico es imparable: la democracia formal es imparable porque ya tenemos esa unidad y es el humilde distrito electoral; pequeño, con un representante surgido por mayoría absoluta, a doble vuelta si fuese necesario, para proponer las leyes de parte de los ciudadanos de ese distrito. Un representante que estará presente por nosotros y que puede ser sustituido fulminantemente en caso de deslealtad. A partir de ahí se monta el edificio de la democracia formal. Imponente. Bello. Impresionante. Esperanzador. Inevitable...

Vicente Jiménez

18 comentarios:

  1. Es imposible perder la capacidad de sorprenderse cada vez que publicas un nuevo trabajo. Hasta ahora, nos habías hablado mientras mirabas por el espejo retrovisor. Nos contaste las interesantes conclusiones a las que llegaron los intelectuales que nos precedieron y las reacciones que sus doctrinas produjeron en los ciudadanos.
    Pero hoy con este artículo, das un paso más y nos hablas de la mutación de la democracia formal que, aunque la apoyes en las palabras de Tocqueville, tus lectores hemos entendido que es una mutación que tendremos que provocar nosotros mismos. El problema es que para llevarla a cabo, tendremos que encontrar un modelo a que ceñirnos, porque aquí sí sabemos que la gallina es antes que el huevo.
    Con la amplitud de miras que te caracteriza, destacas que la principal traba con que se va a encontrar esta mutación es con el adoctrinamiento de que nuestros hijos son objeto por parte de las actuales instituciones influenciadas por la partitocracia. Flor de un día, Vicente. No tienen nada que enseñar de esta materia que sea verdad, y no tardará en llegar el momento en que nuestros hijos les tiren a la cara la bazofia que les inculcaron en la edad de la inocencia.
    El diagnóstico no deja lugar a dudas. “Lo que nos une” lo ha precisado desde todas las perspectivas posibles, y surgirán tantos remedios como “galenos”. Permíteme que dé un avance en tu blog de cuál es el remedio que yo propongo: TRANSPARENCIA.
    Confío en que la transparencia evite la marea de corrupción que nos inunda, que haga desistir de su carrera política a quienes no tuvieran otro objetivo que su enriquecimiento ilícito y devuelva a los ciudadanos el control de las instituciones. La función hace al órgano, hagamos del Portal de la transparencia, el instrumento que sirva para encontrar el nuevo modelo, es nuestra responsabilidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Leí una vez un artículo de cuando La Vanguardia era mucho mejor diario que el folletín doctrinario del nacionalismo en el que se ha convertido ahora y en el que cada sábado publicaba excelentes artículos científicos. Era aquella una época en la que me sentía fascinado por la historia de la ciencia. Recuerdo que uno de aquellos excelentes artículos firmado por científicos, sociólogos, psicólogos y demás gente sabia tocaron el tema del darwinismo vs el lamarckismo. Bajo un impecable argumento recuerdo cómo biológicamente triunfaba el darwinismo, pero en los procesos sociales no estaba tan seguro que así fuese: más bien las probabilidades caían con más peso sobre las teorías de Lamark. Es decir, la función hace al órgano; como tu muy bien apuntas. La función puede muy bien hacer al órgano porque uno de los principales motores de la historia ha sido también el de los descubrimientos tecnológicos. Así, un ejército armado con armas de bronce no ten´ia nada que hacer ante otro armado con hierro, o la pólvora acabó con el feudalismo ya que los cañones hicieron que los señores feudales no pudiesen enrocarse en sus castillos como antes de ese descubrimiento. Eso es puro lamarckismo, en mi opinión. La función conseguida por el invento acabó con un periodo histórico para dar paso a otro. Sin la pólvora los Reyes Católicos no hubiesen podido someter a la turbulenta nobleza. Llegaban a un castillo ¿te rindes? no. El castillo volaba por los aires a cañonazos. El siguiente castillo sí se rendía y sus moradores se unían al ejercito sitiador.

      Por lo tanto, si existen los medios para separar y enfrentar los poderes existen esos medios para la transparencia: eso nos lo puede ofrecer la tecnología actual donde con pulsando un teclado los ciudadanos podamos obtener información que antes se consideraba privilegiada. Buen apunte amigo.

      Eliminar
  2. Un buen articulo, pero creo que has hecho mención a la dictadura del proletariado y eso no es un problema para las democracias.
    Lo que se esta cargando la democracia por todos lados es la dictadura del mercado pero creo que no has hecho mención a ella en ningún sitio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco tu tiempo. La dictadura del proletariado no es problema para las democracias y ninguna dictadura puede ser admitida por ese sistema de organización social. Yo no hablo de política sino de sistema: de normas de juego. El reglamento fútbol equivale a la democracia normal (el tema que trato) como el partido que se juega en el campo equivale a la política (el tema que no suelo tratar). Te he puesto este paralelismo para que se entienda qué es la democracia. Son normas de juego. Básicamente parte del diputado de distrito uninominal con carácter imperativo y revocable en caso de deslealtad al programa por el que lo han elegido. Después se basa en una constitución que debe recoger la separación absoluta entre ejecutivo y legislativo. (El judicial no tiene poder político en una democracia formal)

      Por lo tanto es cierto que la dictadura del mercado o la del proletariado o cualquier otra dictadura debe ses evitada por el mismo sistema: democracia formal (las normas de juego) y cómo trabaje para que los poderes se controlen entre sí dependerá de ensayo y error que controlarán los votantes en última instancia.

      Un saludo y feliz entrada de año

      Eliminar
    2. Lo se pero no se porque habla del socialismo como el mal.
      Sin embargo el riesgo que tenemos es de la dictadura del mercado.
      Como claro ejemplo Grecia, aunque al parecer muchas de las (normas de juego) de la dictadura del mercado las tomamos como parte de la democracia… aunque no lo sea.

      Eliminar
    3. Amigo Alfonso. Aunque entre el blanco y el negro existen muchas escalas de grises el socialismo básicamente prima la igualdad sobre la libertad. El liberalismo, en cambio, prima la libertad sobre la igualdad. Yo no creo en la igualdad y para mi la libertad es tan importarte como el aire que respiro. Por lo tanto, bajo mi concepción el socialismo (ambiciona a conseguir la igualdad absoluta en el futuro) o el comunismo, que codicia a la igualdad para ahora es en lo que no creo. Creo en la representación en el origen (no en los partidos) de la sociedad civil y la absoluta separación de poderes. De eso trata este blog: de unas normas de juego que no tenemos para conseguir la libertad colectiva, ya que nuestro sistema es la socialdemocracia (ni chicha ni limoná). Por lo tanto, el socialismo no es un valor añadido muy positivo para mí. De todas formas, el mito de derecha e izquierda no es más que un pequeño juego trilero ya que casi todo es socialdemocracia en Europa.

      Eliminar
    4. Claro que hay muchos matices, pero ninguno de ellos has hablado solo mal es igual a comunismo, aunque el comunismo nunca ha existido, bueno en una ocasión con Jesucristo.
      La libertad de un hombre se acaba en el momento que no tenga para comer. La libertad individual, ¿O sea el liberalismo? Me gusta ser claro.
      La supuesta socialdemocracia que teníamos por constitución la están rompiendo o no cumpliendo y que yo sepa no es los socialistas o comunistas.
      Claro que no es cuestión de derechas o de izquierdas es cuestión que unos pocos arriba están machacando al pueblo abajo. Con la pasividad de los liberales (los auténticos) porque no hay nada mas contrario a un verdadero liberal que un conservador, pero en este país se unen.

      Eliminar
    5. Por eso quiero tener a mis representantes en el Congreso, no a los representantes de los jefe de partido.., que es lo mismo que a representantes de las eléctricas, el mundo financiero, las telecomunicaciones o las multinacionales. Son sus equipos jurídicos los que proponen las leyes:leyes para los de arriba. Mira como el jefe de Podemos ya se está codeando con esa gente. Ese es el sistema que defiendes votándole. No hay diferencia con los otros, solo que éste ¿podría además ser un dictador como sus amigos? Yo no quiero ir a peor: quiero a mi representante sentado en el Congreso. Si lees artículos de mi blog entenderás por qué quiero la libertad colectiva. Para que se autocontrole el sistema y nos dejen vivir y dormir tranquilos. Para que las injusticias que mencionas no se produzcan.

      Eliminar
    6. ¿Con quien se esta codeando el jefe de Podemos? ¿A quien tomas por jefe?
      ¿Qué amigos y de que dictadores?
      Hay que tener unas leyes y que se cumplan para que se cumplan los derechos básicos de las personas, si le quieres llamar libertad colectiva llámalo así, pero hacen faltan.
      Muy confusos tus comentarios dejas a medio decir las cosas.

      Eliminar
    7. Creí que a buen entendedor...
      Veamos unas pequeñas concreciones:
      Una pequeña búsquedas en san Google; para muestra un botón: Pablo Iglesias se deshace en elogios al empresario Jaume Roures http://www.libertaddigital.com/espana/2014-12-23/pablo-iglesias-se-deshace-en-elogios-al-empresario-jaume-roures-1276536807/

      Pero la prueba del algodón viene en el cuadro al final de este post. Piensa qué aspectos se cumplen en el partido que piensas votar y si son de la columna de la derecha o de la izquierda (al final del post). Más concreción que encontrarás al final del artículo imposible.

      Información esencial sobre la #SeparacionDePoderes... http://elparnasillo.blogspot.com/2014/01/informacion-esencial-sobre-la.html?spref=tw

      Eliminar
    8. Perfecto estamos discutiendo de las opiniones y me pone las opiniones de usted y de otro mas, este ultimo mejor pagado.
      Al final se ha ido por las ramas, a lo que íbamos es que no se porque menciona un tipo de dictadura cuando la que tenemos es la del mercado.
      Opiniones hay para todos. No entiendo porque todos los liberales se lanzais a criticar a quien no tiene la culpa de nada.

      Eliminar
    9. Bueno. No se puede contentar a todo el mundo y la democracia no es un sistema perfecto, pero es el menos imperfecto de todos los hallados hasta ahora. Por ciento, el último paso del socialismo sí que cree posible llegar a un estado social perfecto y póspero mediante el comunismo; que vendría a ser el último estadio de esa arcadia feliz. Le toca vivir una vida de frustraciones si sigue creyendo en utopías porque las utopías nunca se cumplen. Por eso son utopías...

      Yo, como liberal no estoy de acuerdo con lo que tenemos. Sé que no vivimos en una democracia tal como yo la quiero. Pero lo que yo quiero sí se puede alcanzar; no son utopías porque ya se llevó a la práctica en el momento que las trece colonias useñas se independizaron de Inglaterra. No quiero dictadura por parte de nada ni de nadie. Ni de los mercados ni del proletariado: ni del dinero ni de las masas. Pero llegamos a un punto donde creo que esto ya se ha convertido en una discusión circular porque yo le volvería a hablar de la libertad y el proceso de argumentación se reiteraría por parte de ambos. Ahora, fíjese bien: mi sistema funcionó, el comunismo o socialismo no ha funcionado jamás. Han sido un completo fracaso y los que viven en esos regímenes ansían salir de la pobreza y la opresión. Fíjese cuántos murieron por intentar escapar del Bloque del Este burlando el Muro de Berlín para pasar al mundo libre antes de la caída del muro. Cuántos se ahogaron intentando huir de Cuba para pasar al Mundo Libre. No aceptaré a ningún trilero que me venga a vender las maravillas de una utopía mediante demagogia barata. Claro que acuso porque ya han pecado: pecado de demagogia barata infantiloide y han demostrado que son tan corruptos como les pueda permitir el sistema en el que estamos; igual que también he acusado el presente sistema de Estados de partidos (así se llaman por el alto Tribunal de Bon) a la que se quiere sumar todo aquel que no ame la libertad ignore en qué consiste la democracia formal.

      Por cierto, me ha dado una idea: puede que debería empezar a espabilarme porque la lucha por la libertad que defendemos en #Red de Blogs en nuestras cuantas sociales es gratuita. Nunca hemos cobrado ni pensado en alcanzar el poder ni cargo alguno. Lo único que ansiamos es nuestra libertad: una libertad que consideramos aún no tenemos en el presente sistema. También le digo sin rubor que si quiere alcanzar cierta cultura en ciencia política para que no le engañen o incluso poner ideas en práctica (ojalá) le invito a ir leyendo artículos anteriores de mi blog. Ojalá fuese mucho más leído porque su único objetivo es pedagógico y no de opiniones sino en función de criterios. No me interesa la política: solo el reglamento por el que debe regirse la política.
      Un saludo.

      Eliminar
    10. Sigue usted sin enterarse, y mira que dice muchas palabras.
      El problema del mundo no es la dictadura del proletariado es la dictadura del mercado.
      Tan difícil de verlo. Debería de abrir los ojos
      Cuando me refiero a las políticas socialistas, se va a la dictadura ¿Por qué no entiende un socialismo sin dictadura? Se han hecho un montón de socialismo en Europa después de las guerras y sin embargo solo mencionas lo que había al otro lado del telón de acero… es increíble.
      El problema es el mercado diciéndole a Grecia a quien tiene que votar, eso es dictadura. No la dictadura del proletariado, me creía que sabia usted algo mas de política actual.

      Eliminar
    11. No mejor le invito yo a que lea un escrito: http://desdeelcaballodelastendillas.blogspot.com/2013/06/la-dictadura-de-mercado-por-alfonso.html

      Eliminar
    12. Excelente blog. Por supuesto lo leeré, si es que no lo he hecho ya.
      Pero repito. Lo que tenemos nada tiene que ver con la democracia formal. Los mercados se pueden regular mediante nuestros representantes en el Congreso cuando hay democracia de verdad. Ahora no los tenemos.

      Eliminar
    13. Eso es lo que quiero yo. Pero esa es la autentica dictadura que tenemos riesgo de vivir, sino es que la estamos viviendo. No se porque en el articulo no has hablado de ella pero sin embargo te has referido a la que no hay riesgo, como es la dictadura del proletariado.

      Eliminar
    14. Estamos de acuerdo: fíjate lo que dijo Jefferson: "Si el pueblo americano permitiera alguna vez que los bancos privados controlen la emisión de moneda circulante, primero a través de la inflación y luego por la deflación, los bancos y las corporaciones que crecen a su alrededor despojarán al pueblo de toda propiedad hasta que nuestros hijos despertasen un día sin hogar y desamparados en el continente que sus padres conquistaron”. Thomas Jefferson, Tercer Presidente de los EE. UU. 1802
      Por ese motivo la democracia formal ha aumentado en perfección a la de EE UU ya que no permite financiación de partidos ni de campañas. Los medios tendrían que permitir el mismo acceso gratuito a todos los que se presenten en una campaña corta. Se necesitarían 1000 avales del distrito electoral para presentarte. De nos ser elegido a por mayoría absoluta se realizaría una segunda vuelta. Los partidos políticos no son indispensables, aunque por motivos organizativos aconsejables. La gente votaría en función de sus intereses personales y no de los intereses de un partido: se acabó la dicotomía derecha izquierda. Más o menos estas son las normas.

      http://goo.gl/TPn4vW

      Eliminar
    15. Tampoco seria mi forma de hacer política. Para mi ningún partido debe de recibir ni subvención ni donaciones mas allá del dinero de los afiliados. Esto le haría al partido o ente estar en la calle. La segunda vuelta es querer volver al bipartidismo.
      Me llevaría mucho tiempo explicarlo todo.
      Pero si es cierto que la ruina mas grande de este mundo la crea los poderes financieros. Ya han creado 2 crisis bestiales y como no cambiemos esto seguiremos asi.

      Eliminar