Header Ads

La ignorancia es un cáncer para la sociedad


Los únicos que se educan en la valentía son los militares. La sociedad civil no recibe esa formación: es más, la atroz corrección política crece en la mentira de que todo se soluciona hablando. La solución está en el diálogo decía Zapatero el optimista.

Como Rajoy el educado sigue por los mismos derroteros y la sociedad civil ni tiene representantes ni se les espera, pues no es de extrañar que mi amigo Juanma me dijese en un twit que leer las noticias era coger un colocón seguro de depresión.

Y en esas estamos: una sociedad civil creyendo que vive en una democracia cuando precisamente el verdadero poder ha mantenido un mutismo absoluto sobre qué es la democracia y mucho menos la ha practicado. Las escuelas y las universidades junto a los medios de comunicación no solo no lo dicen sino que desvían la atención y repiten sin cesar que “estamos en una democracia”. Pero, ¿saben lo que dicen estos ignorantes?

No voy a repetir qué es democracia: ya he dado en la bibliografía y mis artículos anteriores no pistas, sino pinceladas y cuadros enteros para por lo menos encauzar las ideas básica. Democracia es lo que todo ciudadano (del mundo también) debería conocer por experiencia y me consta que desconoce; peor aún: cuando un tertuliano dice en los medios que si hacemos tal cosa o tal otra eso sería “más democrático”, no está más que demostrando su completa ignorancia sobre qué es la democracia. Y eso lo dicen también no unos políticos cualesquiera, sino jefes de partidos importantes. Obviemos nombres, pero observad unos cuantos telediarios, como científicos a la caza de datos, y fijaos quienes pronuncian tal disparate: por sus palabras los conoceréis. Si os pide el voto un político que promete conseguir algo “más democrático” o “más democracia”, ya podéis tener la seguridad de que no tiene la más remota idea de qué es democracia. Si un tertuliano espeta desde su púlpito que hay que mejorar la democracia ya podéis tener la seguridad de que no sabe de lo que habla. No es que quiera manipular a nadie, es que es un ignorante cúbico.

Ahora estará en vosotros creer lo que dice el tertuliano, o no. Ahora estará en vosotros decidir si votáis al político, o no; y si votáis al político o escucháis al tertuliano, lo hacéis sabiendo que es un ignorante en política. Y si es ignorante en lo que proclama ser su profesión (la política jamás debería ser una profesión) imaginad su más absoluta ignorancia en otros temas de los que habla con la misma autoridad. Hay que reconocer que en esta carrera por el primer puesto en ignorancia algunos de estos políticos han subido al podio en el puesto número 1; han llegado al esperpento más decadente, queridos "miembros y miembras". Y este tipo de bufones ha llegado a dirigir el destino de España en cargos importantes. Otro certificado de que no hay democracia.

A todo esto me podréis refutar que quizá vuestras posibilidades de voto se reducen ¿ a cero ? Bueno, pues si eso ocurriese creo que ya tendríamos un trampolín para pensar. Y si pensamos puede que entonces empecemos a plantearnos juicios políticos basados en criterios porque nos hemos formado. Y si empezamos a sustituir los criterios por las opiniones empezaremos a pensar en un regalo que ni sabíamos que poseíamos: la libertad política. Y cuando eso ocurra, aunque como sociedad civil jamás nos hemos entrenado para luchar con valor en cuestiones civiles, puede que ocurra que entonces seamos conscientes de que el valor lo tenemos... o se nos supone, como en la "mili." Y no, la solución no está nada más que en el dialogo. A veces hay que dar un puñetazo... en la mesa, como mínimo para conseguir la libertad.

Vicente Jiménez

5 comentarios:

  1. Lo delicioso de tus artículos es que nos obligan a pensar, releerles y buscar todos los detalles. Es que están llenos de información en cada frase y en cada oración. Creo que como la vida, son como un sorbo grande que va pasando en tragos cortos, mientras contenemos la respiración.
    En mi opinión la política ha sido prostituida, por toda esta "pandilla" de corruptos que le han dado ese raro cariz que no debería tener, un color cetrino, un olor rancio.
    al ser optimista por defecto, tengo la certeza que es una ciencia preciosa, que si los mejores le estudiaran tendríamos una sociedad bastante mas crítica, mas formada, con mejores electores y aun mejores representantes.
    Que los cargos políticos hay que ganarlos, esto sin duda. Y no pueden perpetuarse en el poder, sino hablamos de dictadura, pequeños o grandes reyezuelos, con poder y dinero. Y el poder tiene un "aura" especial, que seduce.
    Yo si creo en el estudio de la política, pero para ejercer como representante de una sociedad hay que ganárselo en elecciones. No de otra manera. Con condiciones. Con "contralores".
    Me faltan elementos en esta "democracia" para ser tal. Y adolecemos definitivamente, de una sociedad conformada por ciudadanos activos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida amiga, no puedo estar más de acuerdo. El estudio de la política es imprescindible y además debe convertirse en ciencia, como lo hizo Adams Smith con la economía. Al igual que existen economistas deben existir politistas y parece ser que un primer paso ya se ha dado desde el momento que alguien ha descubierto la "unidad política".

      La unidad política no es la persona, ni la familia, ni el barrio, ni el ayuntamiento o la diputación. El gran estadista A.G.Trevijano la sitúa en el colegio electoral. Así que un pequeño gran paso ya se ha dado de cara a que la política pueda convertirse en ciencia.

      Si aplicamos álgebra booleana a las condiciones que forman la democracia podremos casi establecer una criba mecánica que pueda medir el grado de democracia de un país. Teniendo el instrumento de medida no sería difícil deslizarse a realizar estudios estadísticos y poner en evidencia a los países con algo parecido a lo que ocurre con la prima de riesgo. ¿ Te imaginas ? Un índice democrático. Las partidocracias quedarían, preveo, en índices parecidos a los de las dictaduras. Yo ahí lo dejo. Otro mensaje en botella echado al mar de las ideas.

      Eliminar
  2. Me he quedado absorbido, como si de una novela de ficción fuera, aun leyendo realidad pura, sobre todo en la agudeza del esperpento de "miembros y Miembras", del cual me ha chocado, pues es una cosa que con el tiempo que ha pasado, la gente ha olvidado y yo no, lo tengo presente como el mayor de los ridículos que puede hacerse, acoplar una palabra a la lengua española, por una errata de gente, no menos inteligente que yo, al contrario, no entro ahí, pero gente que no es capaz de reconocer un error y tirar para adelante un despropósito para cambiar palabras de nuestra lengua , con tal de no reconocer un contratiempo de vocabulario, por llamarlo algo, el decir “miembras” delante de tanto miembro, que como mínimo y como de la “mili” a la que aludes en tu escrito y para emularte yo digo, inteligencia y humildad, se les supone. ¿Qué clase de personas son las que nos representan?, que me recuerdan a los “malos” de las películas, desmintiendo realidades y cambiando hechos, con tal de no reconocer un simple error de vocabulario, que se hubiera arreglado con decir, perdón me he equivocado o simplemente rectificar, tanto les cuesta hacer esto, ¿Qué clase de representantes tenemos?. Saludos y felicidades por tremendo artículo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Alf. Ese es el problemas. Que la sociedad civil no tenemos representantes, que es la primera de las condiciones de la democracia. La segunda es la separación de poderes. Cuando votamos nunca elegimos; solo hace falta recordar que en tiempos de Franco se también se votaba. Por cierto, la sociedad civil estaba representada; a su forma, pero representada.
      Un saludo

      Eliminar
  3. Bueno, Europa y el mundo occidental tiene, según mi punto de vista un pequeño problema con la concepción de democracia. En España tenemos el problema en el como la ejercemos, aparte del resto que son la libertad de opinión y la premsa sin una regulación.

    Estoy por ecuadoresponde.blogspot.com

    ResponderEliminar