Header Ads

¿Pero qué narices es eso de la casta?


 
Fuente: http://es.wikipedia.org/wiki/Casta

He visto en nuestras pedagógicas tertulias televisivas cómo cuando a los líderes de cierto partido que acostumbran a utilizar el término casta les preguntaban sobre su significado no solo han ido deslizando el significante, que diría Saussure, a conveniencia sino que jamás han acertado ni una: ¡vamos!, que más bien parecían utilizar el término casta porque quedaba bien y se lo habían oído a su jefe, creyendo obedientes que la tal palabreja les aportaría votos. Ellos, claro, como buenos sectarios ideas propias ni una, que eso sería pecado: lo que les digan y cuando se los digan los de arriba. Esa es la base primordial del pensamiento único. Dónde iríamos a parar...

Hete aquí que primero empezaron a calificar a todo político que cobrase más que un obrero de casta y prometieron que ellos se iban a asignar el sueldo mínimo más un no sé qué añadido. Después, por motivos que se nos escapan, el significado pasó a designar tan solo a los políticos corruptos. Ahora ni ellos saben dónde colocar el término porque en cada estadio definitorio del vocablo casta les han pillao con el carrito del helao. Vivir para ver.

Curioso el relativismo que nos embarga y cómo significantes y significados se deslizan en quasi aleatorias relaciones paradigmáticas según viene a cuento. Lo que hoy es mañana no.


Pero si es que el término de casta se le puede explicar muy llanamente al pueblo, pues se supone que es a quienes va dirigido tan docto concepto. Podemos utilizar cultismos como el de imposibilidad de movilidad social y demás zarandajas para explicar lo que significa casta. La cuestión es muy simple: ¿tus retoños podrán ocupar altos puestos de responsabilidad política igual que cualquier hijo de digamos un Pujol, Griñan, Zapatero, Aznar, Toxo, Méndez,etc? ¿O serán los hijos de esos próceres quienes ocupen dichos puestos para después pasar a los consejos de administración de la banca, las compañías energéticas, de comunicación, etc? No olvidemos que fueron los equipos jurídicos de esas compañías las que en realidad dictaron las leyes que pasarían después al Congreso mientras los políticos ejercían de representantes nuestros: quid pro quo. ¿Tenemos todos las mismas oportunidades? ¿Quienes podrán ganar sueldos de ensueño sin pegar palo al agua solo por estar ociosamente ocupados? Pues eso amigos es casta, y que ningún espabilado nos vengan con zarandajas diciendo que va a barrer a la casta cuando ya puede estar formando parte de la misma.

Vicente Jiménez

No hay comentarios