Header Ads

Empecemos todo de nuevo


Si os pregunto: ¿Qué es más fácil, construir o destruir? Rápidamente me contestaréis que resulta mucho más fácil pegarle unos martillazos a un mueble y destruirlo. En cambio, construir un mueble sería ya harina de otro costal. Empero, si nos centrásemos en cuestiones pertenecientes al mundo de las ideas abstractas y de pensamiento destruir ideas puede resultar sumamente complejo y a veces irrealizable.

Una secta, por ejemplo, puede con relativa facilidad convertir en adepto
a una persona que se halle en un momento de relativa debilidad emocional o psicológica. Los mismo acólitos convierten a nuevos adeptos y así el grupo de la secta puede aumentar de forma casi exponencial. Por lo tanto sumar es fácil, veremos qué pasa con restar.

Desprogramar de una secta a una persona requiere mucho esfuerzo, tiempo, paciencia y el trabajo de verdaderos especialistas que no siempre alcanzan el éxito. He aquí un caso de construcción fácil y destrucción difícil: fue fácil programar al sujeto metiéndole ideas en la cabeza, pero extremadamente difícil desprogamarlo.


Fuente: Wikipedia Firma Constitución EE UU

En nuestras vidas se han ido sumando cientos de miles de leyes: Leyes del Estado Central, leyes de cada comunidad autónoma, leyes de la unión europea, reglamentos de los ayuntamientos.., leyes por aquí y por acá solapándose, duplicándose y puede que hasta entrando en conflicto. Todas se vertieron a toneladas de forma brutal sobre los ciudadanos, que tiene que aplicar el mayor de los sentidos comunes para no meterse en problemas con la ley porque no conocer la ley no te exime de su cumplimiento. Y a eso le llaman seguridad jurídica y Estado de Derecho,  cuando tengo la sospecha de que ni los pobres jueces tienen capacidad para conocerlas. Es probable que en 30 años no se acuerde de ellas ni aquellos que las crearon alegremente. Pero la espada de Damocles de una ley que puede ser desempolvada en cualquier momento está ahí para lanzarse cual ave rapaz sobre su presa.

Así que vayamos a lo de destruir: ¿os imagináis ahora ponerse a revisar toneladas chatarra legal para quitar las leyes que sobran, las que no se utilizan, las que se solapan, las que no ahora no tienen sentido y las que de verdad faltan? La misma Comunidad Europea aconseja empezar a quitarse leyes de encima porque la verdad es que ya ni ellos se aclaran. Este sería un ejemplo de algo a destruir para organizar la Comunidad Europea, Las Comunidades Autónomas o el Estado: para separar el grano de la paja. Y ahora la terrible pregunta inevitable: ¿solo contemplaremos un problema de leyes o hay más aspectos a tratar en el carísimo sistema organizativo territorial español productor de miles de toneladas de chatarra legal, normativa, duplicidades, o una hipotética revisión de competencias autonómicas y del Estado, entre otras perlas que las CC AA nos ha regalado?

Está claro que la única forma barata y eficiente de resolver el problema en el que nos han metido los políticos mediocres que nos guiaron a un sistema de estados de partidos, oportunistas y algunos de ellos muy corruptos es quitarlas de un plumazo. Las comunidades autónomas deben desaparecer y unos juristas, médicos y especialistas deben montar las cosas bien desde el principio para proponer un sistema justo y democrático al pueblo y que éste lo elija libremente, no como la vez anterior. Deben ser gente honesta, culta y bien formada, pero sobre todo que no surjan de ningún partido sino que surjan de la sociedad civil y representen a la sociedad civil. Esto quiere decir que sea la sociedad civil quien los elija y por lo tanto las listas de partidos también deben desaparecer de un plumazo, así como la financiación de partidos, sindicatos, patronales, ONG, fundaciones, etc, por parte del Estado. España necesita a gente patriota que solo piensen en el bien de la nación española, de los ciudadanos. Así lo hicieron los padres de la patria useña: gente inteligentísima que tiraron a la basura la primera constitución que escribieron porque vieron que no funcionaba. Tuvieron esa valentía e hicieron la segunda constitución porque vieron que la primera no les había funcionado: todo un acierto ¿Vosotros os imagináis a nuestros políticos actuando con el mismo conocimiento de la ciencia política, talento, honradez y valentía? Y llevamos ya más de 30 años

5 comentarios:

  1. Y llegado aquí te das de morros con la realidad. Las peores mafias de las franquicias internacionales del poder hechas los amos de la organización del estado, copando la administración de las pasmosas cifras de nuestros presupuestos generales del estado, apadrinando las cúpulas del poder judicial y acaparando el aparato legislativo que dicta las normas según las cuales tenemos que organizar nuestra convivencia. ¿De destruir esto es de lo que hablas en tu artículo? Solo te digo una cosa: “no será un golpe de estado… no hay huevos”.
    Sin embargo, junto a infinidad de candidaturas que no proponen sino incorporarse ellos mismos a ese mare magnum de corrupción y escarnio, salta a la palestra un grupúsculo de políticos que dicen ellos se encargan. Se llama PODEMOS y dicen eso, que si ganan, no van a dejar títere con cabeza de esa bazofia que está al frente de las instituciones españolas. ¿Qué pasa, que no es tan difícil? ¿Qué mienten?
    Se me ponen los pelos como escarpias cuando intento analizar esto, porque este innovador partido deja sueltos dos cabos extremadamente graves: que no son nada innovadores, sino todo lo contrario, pues hacen bandera de una filosofía política (el comunismo en sus distintas variantes), que está más visto que las gallinas de pescuezo pelado y más hundido que el barco del arroz; y que no pueden presentar otro aval ante sus votantes que haber sido asesores de uno de los gobiernos más impresentables de Sudamérica y del mundo, y me refiero naturalmente al de Venezuela.
    ¿Qué es más penoso, destruir la actual mafia en el poder o entregar las llaves del kiosco a los de Podemos? ¿Qué resulta más gravoso, seguir pagando las putas y los lujos de esta chusma que tenemos, o entregarle el país en su conjunto a la nueva manada de salvapatrias?.
    Querido Vicente, me temo que nos quedan cosas por ver, que ninguna persona sensata quisiera vivir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo si hablamos de esa gente todavía lo veo peor que tú. Desde luego que no me refiero a Podemos para realizar esa labor. Ni siquiera creo que tengan ninguna ideología aunque aparentes la de extremistas de izquierda. En mi opinión solo persiguen el poder por el poder. Yo hablo de grandes patriotas inteligentísimos y de honradez irreprochable como fueron los padres de la la patria useña. Su gran jugada fue escribir una gran constitución cuyo objetivo era la representación real desde el origen (sociedad civil) y la confrontación de poderes. Eso, desde luego, es lo último que desea Podemos y el que rige los destinos de Venezuela. Lo que ellos quieren es mandar ellos, y así lo han manifestado de forma terrorífica para cualquier amante de la libertad.

      Eliminar
  2. No hace mucho, al principio de la nefasta Égida Zapatrenes y en el Levante Español, habíase un residente extranjero de un país normal de la "Unión" Europea que habita una casa de su propiedad sita en un pueblo costero.
    Esta casa tenía unos árboles muy altos (la compró así a si anterior dueño) que eran objeto de una querella por parte de un vecino, que alegaba que perjudicaban las vistas desde su propiedad; el juez dio la razón y dictaminó que él, el recién llegado extranjero, tenía que cortar esos árboles de la discordia; el extranjero no tuvo inconveniente en acatar tan sabia burrisprudencia, y se dispuso a cortar los dichosos árboles, pero, hete aquí que el Haber-Unte* del municipio ese también quería piarla en ese entierro, y procedió a PROHIBIRLE al extranjero cortar estos árboles que estaban en su propiedad, aun siendo este derribo por orden burricial.
    Así estaban las cosas (habían salido en prensa) cuando con un grupo de amigos servidor las comentaba, no viendo ellos solución al dilema del pobre hombre, pero yo,modestia aparte, sí: huir a su país de origen y no volver a España, de ser posible vendiendo la recién adquirida propiedad, como solución menos mala para él en aquella España del estrenado Zapatrenes.
    Perdimos la pista al asunto, aquello era en la península, seguro porque a la prensa se dieron consignas de no airear más aquel absurdo administrativo; por lo que, a fecha de hoy, ignoro como terminó todo ese kafkiano vodevil.
    Es tan solo un ejemplo, pero en cualquier país normal, tanto juez como alcalde a estas horas, o más bien mucho antes, estarían dedicados a hacer gravilla en una cantera, o en recoger guano en cualquier isla de las colonias.
    O sea, que ánimo y a cortar cuellos
    Saludos cordiales
    Félix (bucker125)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay amigo Félix! Ejemplo clarísimo de burrisprudencia el que acabas de poner. Y como todos se sumen al Haber Unte no le arriendo la ganancia al pobre ciudadano, que al final acaba pagando los platos rotos junto a una muy honorable multa, para más inri. Menos mal que los políticos de diverso pelaje no se han podido trastear el código penal, porque si no pagaríamos impuestos desde la cárcel. De todas formas, algún etarra nos han soltado desde la comunidad europea para que vayamos espabilando.

      Eliminar
  3. *) HABER UNTE de Hay Untamiento, escrito así (Ayuntamiento) todo junto y sin la HACHE (H) para despistar

    ResponderEliminar