Header Ads

No renunciemos a decir FELIZ NAVIDAD #Revision


Que no seamos nunca parte de un silencio.
No sé si recordareis aquel cuento corto de Washington Irving (1i) , el de Rip Van Winkle, un cómico personaje dormilón que se fue un día al bosque huyendo como un diablo de las recriminaciones constantes de su mujer, se recostó para descansar un rato bajo un roble y se echó una siestecita de veinte años. Al despertar y volver a su asentamiento no reconocía nada ni a nadie. Apareció en un mundo que ni conocía ni tampoco le reconocía, y en donde habían cambiado demasiadas cosas. Ya había tenido lugar la Guerra de Independencia, y sus vecinos habían dejado de ser súbditos de la corona inglesa; y ¡claro!, se tomaron muy mal que gritara ¡Viva Jorge IV!, delante de sus narices, teniendo en cuenta que todos eran acérrimos patriotas que habían luchado contra aquel rey. Se había ido como súbdito de la corona inglesa y despertó como súbdito estadounidense. Por supuesto, nadie creyó su historia; aunque los viejos del lugar reconocían que mencionaba muchas cosas y detalles pasados, del lugar, y recordaba a mucha gente, como si de verdad hubiera vivido allí hace veinte años ...
Imagina ahora que te pasa lo mismo que a Rip, y te echas un día una siestecita, simplemente porque te apetece; no porque huyes ni te has peleado tampoco con nadie …
Te despiertas, ya tarde, te desperezas y cuando vuelves a casa ves que todo ha cambiado. Que nada es como lo dejaste. Otro día ten cuidado y no te vuelva a acostar cerca de un agujero de gusano, que es lo que dicen los científicos que puede burlar el entramado espacio-tiempo. Para ti y por tu reloj han pasado dos horas, pero mientras, han transcurrido trescientos años. Tu racionalidad recibiría un duro golpe, te pellizcarías, te darías una torta para despertar, te restregarías los ojos. Nada, ese nuevo mundo permanece allí con desesperante testarudez. ¿Qué reconocerías de lo que te rodea? Al paso que avanza la tecnología, las calles no serían las mismas, la gente no pensaría igual, la sociedad sería distinta, los medios de transporte, los objetos cotidianos serían un verdadero misterio. Hasta el idioma habría sufrido cambios. Nada de lo que te rodease se parecería a lo que conocías. Imagina la ansiedad que te produciría ese volver a nacer, pero con el lastre de los recuerdos de tu vida pasada y de un mundo que conocías y no volverá. Tu gente habría muerto hace ya muchos años. Tu universo se habría desmoronado en una ociosa tarde de siesta sin que fueses capaz de controlar nada y tus esquemas lógicos se derrumbarían. Paseando en estado de “shock” por ese lugar que antes debía ser “tu calle” y cuando estás a punto de marearte y caer al suelo, ves algo que te dice que no te has vuelto loco y que te vuelve a conectar con la realidad que habías dejado atrás. Hay algo que llama tu atención porque todavía permanece exactamente igual que como tú lo recuerdas. La torre de la iglesia. Te acercas y compruebas que todo sigue relativamente igual. Cuando entras, en lo esencial, ese espacio está congelado en ese tiempo que se te escapó. Ya tienes una prueba que te une al pasado ...
Pretender que la historia empieza con las revueltas sociales del SXIX y que el cristianismo no cuenta es como negar el ajo en la sopa de ajo. No hay que ser historiador ni ningún experto para reconocer al cristianismo como el motor que generó los hechos históricos y cambios sociales de los últimos veintiún siglos. No hablar del cristianismo y reconocerlo como parte esencial de lo que somos es igual de absurdo que intentar explicar el funcionamiento de un coche sin mencionar para nada el motor. Del motor no se habla porque no es políticamente correcto. ¿A que es absurdo? Pues ese error se está cometiendo hace tiempo en España y Europa. Para aliarnos económica o culturalmente con otros países renunciar a nuestra esencia, a lo que somos, es una absoluta memez. Ello significa que no debemos renunciar tampoco a los símbolos y tradiciones. Los políticos y mandatarios temen ofender, por ejemplo, a los musulmanes, si ponemos un Belén en medio de la plaza del pueblo, o un árbol de navidad; o si en nuestras escuelas se celebra una representación de la natividad. FELIZ NAVIDAD se ha retirado de las luces navideñas en las calles de muchas ciudades. Hace años que se ha sustituido por el eufemismo de FELICES FIESTAS.

Hay cuestiones que son irrenunciables. Para sobrevivir, no se lo podemos permitir a nadie. Si los comunistas odian el cristianismo, odian parte de su esencia. Allá ellos. Si los musulmanes quieren imponernos que renunciemos a la NAVIDAD haríamos muy mal en permitírselo. No les podemos dejar que vengan como conquistadores a imponernos sus leyes. Eso no es una alianza de civilizaciones. Eso es la conquista, por claudicación, de una civilización sobre otra. Por las noticias que tenemos y nos llegan, sus leyes y las nuestra, así como nuestras culturas, son absolutamente incompatibles en muchos aspectos. La casta dirigente se inclina ante lo políticamente correcto de una izquierda que niega nuestras raíces – el año uno empieza cuando Carl Marx escribió El Capital - y ante los musulmanes; por intereses que se traducen en prebendas de poder y petrodólares, y ¿por qué no decirlo?; por abyecta cobardía. Seremos tan esclavos como tanto poder estemos dispuestos a regalarles a los que intentan esclavizarnos. Si no lo hacéis por fe, hacedlo por mantener con dignidad algo tan importante como lo que somos y nuestras tradiciones de dos milenios de cultura cristiana. El cristianismo fue motor y estuvo presente en toda nuestra Edad Media, Renacimiento y hasta llegar a nuestros días: forma parte de nosotros; guste o no. Lo que nos une, tal como se llama este blog. El cristianismo es a nuestra cultura occidental la esencia de lo que somos y seremos si no perdemos nuestra más profunda identidad por seguir los nuevos dogmas de una nueva religión absolutamente espantosa: la corrección política.

Y como muchos confunden los términos no sería justo terminar la narración sin recordar un Cuento de Navidad, de Charles Dickens, que es lo más apropiado para estas entrañables fiestas que nos llegan. Ya sabéis, aquella historia del viejo y avaro Scrooge, a quien el fantasma de su antiguo socio y único amigo, Jacob Marley, se le aparece para advertirle de las pesadas cadenas que se estaba forjando, eslabón a eslabón, por su extremada avaricia, egoísmo, adición al trabajo y falta de empatía y escrúpulos hacia su prójimo. Marley consigue, como un favor especial, que Scrooge sea visitado por los espíritus de las navidades pasadas, las navidades presentes y las futuras; toda una lección de moral de donde consigue una segunda oportunidad para completar su metamorfosis en un hombre bueno. Espero que nuestros políticos experimenten una metamorfosis semejante a la del viejo Scrooge. FELIZ NAVIDAD A TODOS.
Vicente Jiménez
i(1) (Nueva York, 1783 - Sunnyside, 1859) Escritor norteamericano. Perteneciente al mundo literario del costumbrismo, Washington Irving es el primer autor americano que utiliza la literatura para hacer reir y caricaturizar la realidad, creando además el estilo coloquial americano, que después utilizarían Mar Twain y Hemingway.

6 comentarios:

  1. Excelente reflexión sobre el intento de esconder una buena parte de la Historia simplemente obviándola.
    Seguro que las personas que a lo largo de los siglos han formado las sociedades occidentales son los principales artífices de haber llegado a una situación actual en estos países de respeto a los derechos humanos. Pero no se puede olvidar que existe una buena coincidencia geográfica entre esos países y la extensión del cristianismo.
    Con todas sus luces y sombras (que son muchas) nuestra cultura nos ha llevado a una situación antitética a la de muchas otras zonas del mundo y de nuestro entorno. Tenemos muy cerca nuestro paises también milenarios y que no respetan en lo más mínimo los derechos humanos y en particular los de la mujer. Prefiero mi modelo
    La ideología de Marx se va disipando, mientras la Sagrada Familia de Barcelona se sigue construyendo.

    Un cordial saludo y FELIZ NAVIDAD

    ResponderEliminar
  2. Seguro que quienes las lean, encontrarán, como yo, muy enriquecedora tu aportación. Además, la conclusión es brillante y lapidaria. Casi dejas abierta, por asociación de ideas, la posibilidad de que el siguiente post trate del feroz ataque que ha sufrido la familia estos últimos años. Y en cuanto deroguen la Ley de Memoria Histórica, no estaría mal, tampoco, darle un repasito.

    ResponderEliminar
  3. EL falso periodistaa SIN ETICA,JORDI GLEZ+TOPOS DEL DEBATE,TAPAN LO QUE CUENTA EL CONCURSANTE FRAN http://www.dailymotion.com/video/x27gepl_20141006-141003_shortfilms

    ResponderEliminar
  4. @KKKIKEGLADIETOR FOREROS,AS eldomingo ANTENA 3"LOSjuegosDELtongo 2parte SINSAJO? FELIZNAVIDAD https://es.tv.yahoo.com/video/playlist/prime-time-yahoo-tv/el-sueldo-mileurista-los-concursantes-134400058.html

    ResponderEliminar
  5. Jamás, nadie me había felicitado la navidad con un despliegue de sensibilidad, sentido común y erudición, como tú has hecho con este artículo.
    Deseo que el destino te premie con el doble de lo que quieres para mí.
    FELIZ NAVIDAD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rafael. Me alegro por lo que me dices. Feliz Navidad también.

      Eliminar