Header Ads

¿Estados federados en España? No saben de lo que hablan


No hace falta mucha revisión, sino constatar primero cómo se desarrolló y después acabó todo para afirmar que los nostálgicos republicanos deberían cambiarse el nombre. No son republicanos: son comunistas, bolcheviques, neofascistas o neo lo que sea: cualquier cosa menos republicanos. En primer lugar, por el hecho de no querer tener a un rey nadie puede hacerse llamar republicano. Ser republicano es desconfiar sistemáticamente del poder, y eso es lo que menos les preocupa. Quizá podríamos llamarlos antimonárquicos o algo así: ¡vamos!, que no quieren tener rey; pero después serían incapaces de ponerse de acuerdo, como ya les pasó una vez y liaron la que liaron. Desde luego, muchos de ellos sueñan con un estado totalitario a la vieja usanza de la URSS como modelo; de aquellos estados totalitarios bien puestos como el de Lennin o puede que como el de los Cameres Rojos o el de Mao. Nadie lo sabe...; todo lo contrario que un republicano de verdad, que ante todo lleva en su ADN la desconfianza hacia el poder: eso significa ser republicano. Un republicano podría hasta aceptar a un rey, pero lo que jamás soportaría y siempre abominaría es de un estado totalitario, aunque estuviese disfrazado de democracia republicana. A.G. Trevijano con muy buen entender acuñó el término de repúblico, para distinguirlos de los republicanos: simples reaccionarios que anhelan volver a fracasar como ya hicieron en una ocasión.

La diferencia entre republicano y repúblico es un ejemplo del problema no resuelto del lenguaje político: desde el s XVII se han volcado en nuestras realidades de organización social tantos conceptos y situaciones que ni siquiera tenemos nombre para cada uno de ellos. Si el tema es ya complejo per se, imaginad cómo se distorsiona la situación si carecemos de nombres para designar toda esa maraña de nuevas realidades sociales. Es la babelización (1) del lenguaje político lo que hace tan difícil ponerse de acuerdo; más teniendo en cuenta que se traducen en pasiones y codicia. Podemos considerar que desde que Maquiavelo escribió el Príncipe, pasando por su discípulo Hobbes (aunque no fueron coetáneos); que es quien acuñó el lenguaje político utilizado hasta ahora, pocos vocablos se han añadido y sí mucho han evolucionado los conceptos desde el S XVIII. En efecto, desde Hobbes ha llovido y mucho en el desarrollo y en el cómo las sociedades se han organizado.

Cuando escucho a esos señores tertulianos y políticos televisivos, que en mi opinión tanto daño están haciendo a causa de su ignorancia en ciencia política, se me ponen los pelos como escarpias: no solo desconocen de qué están hablando, sino que como en la torre de Babel tampoco se ponen de acuerdo en los nombres con los que deberían designar a las cosas en sus acaloradas discusiones: no saben de lo que hablan ni se ponen de acuerdo en los vocablos; eso que para Hobbes era tan importante: dar un nombre apropiado a cada cosa... Como para entenderse entre ellos, y sacar agua clara.

Y aquel espectador o escuchante que no tenga idea de ciencia política porque sea médico o fontanero y está obligado a saber ciencia política creerá en lo que dicen porque afirman sus disparates con el mismo dogmatismo, certeza y seguridad que un obispo sobre el púlpito. Y seamos serios señores..., el obispo nos está hablando de asuntos trascendentes de moral o fe; sabe de lo que habla, pero los tertulianos dedicados a hablar de política deberían estudiar un poco de ciencia política por lo menos y eso implica también conocer el propio idioma: el español (no el castellano).

No solo desconocen el idioma y los conocimientos básicos y elementales de filosofía política sino que todavía no se han enterado de que moral y política fueron separadas desde los tiempos de Maquiavelo, y al carecer de argumentos solidos optan por el dogmatismo como defensa. Al ir saltando de dogma en dogma y de descalificación en calificación, tales como eres un fascista (aunque no sepan qué significa), etc; atender al espectáculo grotesco de tanta ignorancia resulta una ejercicio de desinformación concentrada. Y estos tertulianos y políticos se atreven a contarnos unas tonterías con una seguridad que espanta: que si hace falta una reforma de la constitución para ir con listas abiertas y conseguir más democracia, que si en la reforma hay que obligar a los partidos a tener democracia interna, que si una España federal asimétrica... el desvarío más impresionante y variopinto señores:



No solo se demuestra matemáticamente que las listas abiertas son un fiasco, sino que con un mínimo de sentido común cualquiera puede ver que el verdadero poder consiste en confeccionar la lista... Ya no hacen falta ni matemáticas: common sense nada más. Y otra en la frente, ¿qué quiere decir "más democrático"? Si se refiriesen a más separación de poderes, aún; pero esto ni se lo plantean...

Ignoran que la democracia no es juego político sino normas: una normativa para relacionar y separar poderes dando representación al ciudadano desde el origen: que vendría a resultar como cuando damos poderes a alguien ante notario para estar presente por nosotros en un acto civil (herencia, etc...)

Se lían con lo más elemental: confunde el partido de fútbol con el reglamento del juego. La democracia se refiere al reglamento y la política al partido de fútbol, al juego. 

En cuanto a que un partido político sea democrático o no por dentro es algo que a los ciudadanos nos da igual... Lo que interesante es la democracia fuera del partido; y que ese partido no pertenezca al Estado sino a la sociedad civil: que esté presente en la Cámara por nosotros, los ciudadanos; y no simplemente obedeciendo a su jefe de partido.

Pero ya, lo que suena a chunga  total es cuando algún iluminado dice que hay que montar un estado federal asimétrico en España; y se queda tan campante el muy ignorante.

¿Cómo se puede desconocer el ABC más elemental  cuando se supone que eres un experto en política? Las federaciones se montan cuando unos estados están separados y entonces acuerdan juntarse por motivos que suelen ser económicos y de defensa. 

¿Que quieren hacer con España estos locos inconscientes? ¿Puede que separar primero todas las Comunidades Autónomas o las regiones en estados totalmente independientes como Francia, Inglaterra, etc., y después juntarlos en una federación? ¿Quien asegura que la recomposición de naciones independientes formasen una España como antes y que dos regiones se junten por un lado y otras cuantas por otro? Y lo de asimétrico ya es un dislate tal, que no creo que ni ellos sepan por qué le han puesto ese nombre.

Otro problema de babelización ¿Es que no se dan cuenta que federar España sería como romper un jarrón estrellándolo contra el suelo para ponerse después juntar las piezas con pegamento Imedio: si España es una nación mucho antes que Francia, Italia y muchas otras de abolengo, la quieren romper en trozos para después juntarlas, o qué; ¿en manos de que clase de "expertos insensatos" estamos?

Yo creo que como muchos se perdían las clases preparando y haciendo huelgas contra Franco, no estudiaron nada, se metieron en política por carecer de oficio ni beneficio y así nos va. Increíble cómo aguantó Franco, sin tan siquiera enterarse, de que tenía a tanta gente luchando a brazo partido en contra suya...

PD 
Queda también la posibilidad de que sí sepan de qué va el rollo y que su objetivo sea mucho más siniestro: blindar la canallada de las Comunidades Autónomas para poder corromperse con el engendro ya a tutiplen enrocados en sus reinos completamente blindados. Pero, ¿tan sinvergüenzas son? ¿Y nosotros? ¿Tan tontos...?
Vicente Jiménez

(1) De acuerdo con la Biblia, después del diluvio los hombres tenían un idioma común y con su orgullo quisieron construir una torre (la torre de Babel) que llegase hasta el cielo para ser como Dios; y Dios, para evitar el éxito de la edificación los castigó e hizo que los constructores comenzasen a hablar diferentes idiomas. Algo parecido a la burbuja  inmoviliaria: los hombres se vieron obligados a dejar la obra, no pudieron entenderse, se pelearon; y al final se dispersaron por toda la Tierra. De ahí en lingüística se utiliza el término babelización.

6 comentarios:

  1. Que buen artículo Vicente, muy asertivo como siempre. El poder, el "aura" del poder... no importa en cuantos trozos nos dividan, todo por el poder ...y el dinero. Espero que esto pare. Las preguntas planteadas ayer por Mas y compañía, aparte de estar al margen de la ley van en ese sentido... terrible, absolutista y megalómano...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es muy preocupante... veremos a ver cómo acaba todo- Mientras, de la miseria y del paro no habla nadie; y el pueblo simplemente nos dedicamos a sufrirla en silencio. De momento...

      Eliminar
    2. Amigo Vicente, estoy totalmente de acuerdo en que hay una ignorancia aplastante en el campo de la política, que no es exclusivo de la política, la ignorancia es general. Me ha gustado mucho tú artículo porque refleja exactamente lo que ocurre en cualquier medio de comunicación ya sean tertulias o medios escritos. Realmente es una vergüenza la ignorancia de los tertulianos y presentadores, aburren a las ovejas. Recuerdo aquellas tertulias como la “Clave” dónde los tertulianos hubieran muerto de vergüenza saliendo a un plató para decir la sarta de tonterías e incoherencias que se oyen hoy con esta banda de analfabetos que pululan por los medios vendiendo su ignorancia. Ya llegado un momento en que lo mejor es pasar de los medios de comunicación y como dice Antonio Garcias-Trevijano (que por cierto me parece que es uno de los pocos republicanos con autoridad en España), lo mejor es no leer ni escuchar nada posterior al siglo XVIII. El que escucha y lee cualquier cosa termina idiotizado. Hay que seleccionar muy bien lo que lees y no escuchar a subnormales, contagian como el SIDA. La verdad es que si sacas a Gracias-Trevijano, Anguita y unos cuantos más, el resto es basura.
      Saludos y suerte.

      Eliminar
    3. Tengo localizados a 2 muy buenos que veo están amordazados y ya les han quitado algún programa de la noche a la mañana. Eso me ha demostrado lo peligrosos que son algunos de los que están en el top del poder. Respecto a buenos programas recuerdo La Clave, como tú bien dices, que también se esfumó de la noche a la mañana y un programa de historia que influyó positivamente en que aprobase las oposiciones.llamado La Víspera de nuestro Tiempo. Excelente: expertos catedráticos discutían sobre un tema de historia concreto en el que eran ESPECIALISTAS. Ya te puedes imaginar. Grababa en cinta el programa y luego lo pasaba a apuntes. Tuve la suerte que uno de los temas en al oposición fuese de historia. Dejé asombrado al tribunal :-) Ahora imagina a un chaval tomando apuntes de lo que dicen estos...

      Eliminar
  2. Dios mio, Vicente. ¡Qué tremenda labor destructiva y alienante ha hecho durante 36 años, esta clase política transformada en "casta" para someter a toda una sociedad de varias generaciones a la más supina ignorancia.
    Me recuerda el poder alienamte del adoctrinamiento comunista que destruye las mentes y las voluntades y termina convirtiendo en dóciles ovejas a seres humanos teóricamente dotados de inteligencia.
    Y me pregunto cómo han logrado derechas e izquierdas este acuerdo tácito, o quizás explícito, no lo sé, para mantener unos y otros a lo largo de ya tantos la misma linea educacional, son que en la sociedad civil hayan saltado las alarmas.
    Ahora es tan difícil enmendar esta situación ... Yo no acabo de creer en la general ignorancia de políticos y tertulianos. Sin descartar efectivamente la ignorancia de muchos como fruto de su propia doctrins, Creo más bien en una diabólica planificación para mantener es estatus de ognorancia del pueblo y de preponderancia y dominio intelectual de una casta malvada.
    Sólo hay una solucion: que maestros como tú, Vicente, y como el maestro Trevijano, con la colaboración humilde de cuantos somos conscientes del problema real, hagamos un esfuerzo gigantesco de Pedagogía para contrarrestar la inhumana obra de desculturización de la sociedad.
    Contamos contigo, Vicente. Cuenta con nuestra modesta ayuda.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La influencia de Trevijano, el maestro, es patente en todos nosotros. Es más, su discurso no solo es docto sino de puro sentido común. Pero supongamos que nos abre los ojos y piensas... voy a investigar por mi cuenta a ver si es verdad lo que dice. Consultaré y leeré las fuentes que él cita y otras más. Sobre esa base dejas de depender y empiezas a volar solo. Éste ha sido honestamente mi caso.

      Planteas una cuestión capital: cómo estamos imbuidos en esta ignorancia sobre el ABC de lo que significa la democracia formal, sus orígenes, la representación...

      En primer lugar, no está incluida en el currículum escolar. Desconozco que pasa al respecto en las universidades y las cátedras, pero no apunta nada bueno. Los medio nos bombardean con desinformación sistemática: el motivo puede ser en última instancia tan perverso como el que tú apuntas o simplemente pura ignorancia. Lo desconozco. Y por último, eso sí, después de la II Guerra Mundial y ante la destrucción total de casi toda Europa EEUU quiso evitar durante la guerra fría la contaminación de los astutos comunistas sobre el mundo libre, como ellos lo llamaron. Según Travijano crearon los Estados de partidos para fingir una democracia pero que Europa estuviera bajo una especie de dictaduras disfrazadas de democracia impermeables a ese comunismo...

      Esos hechos los he podido leer también en Wikileaks, con lo que se corraboran las tesis trevijanistas.

      Parece ser que estuvimos a punto de conseguir la democracia formal, pero errare humanun est y Trevijano, que fue de alguna manera también actor después de la muerte de Franco, cometió el error fatal aliándose con el comunismo y socialistas: . Evidentemente, cualquier intento suyo iba a quedar abortado por poderes que se le escapaban. Intervino EEUU y Alemania y Felipe González ganó las elecciones con el apoyo de esta última. En un momento, cuando el partido socialista tenía mayoría absoluta Alfonso Guerra dijo aquello de que Montesquieu había muerto. La partidocracia estaba servida. Ahora, también te digo que personalmente prefiero esta semilibertad que estar bajo la bota bolchevique o cualquier régimen totalitario de izquierdas... esos que saben repartir tan mal lo de los demás y nunca lo suyo.

      Eliminar